Saltar al contenido

Cómo desparasitarse con ajo

Cómo desparasitarse con ajo

Los parásitos son organismos que suelen alojarse en un huésped y se alimenta de todo lo consumido por el huésped. Por eso en este articulo te indicaremos como desparasitarse con ajo.

Tipos de parásitos en los seres humanos

Existen tres (3) tipos, los cuales son los:

  • Protozoos.
  • Helmintos.
  • Ectoparásitos.

Los protozoos, organismos unicelulares que llegan a sobrevivir por sí solos, pero puede generar graves infecciones en los seres humanos.

A su vez, tenemos los helmintos, que son organismos multicelulares, que suelen ser grandes, pueden llegar a sobrevivir de manera libre, en este caso no se multiplican entre los humanos y pueden generar infecciones graves en los tejidos del cuerpo.

Y por último tenemos los ectoparásitos, son parecidos a los mosquitos debido a la semejanza de dependencia con respecto a la sangre humana, en este caso se puede identificar como garrapatas, piojos, pulgas y ácaros.

¿Cómo saber si hay que desparasitarse?

Dentro de los síntomas que encontramos presentes en nuestro cuerpo, y que nos pueden indicar que hace falta la desparasitación, están el cansancio, los dolores de cabeza, la ansiedad, incluso malestares estomacales, hinchazón en los ojos, dilatación de pupilas e insomnio.

Normalmente los parásitos aparecen por una mala alimentación o una alimentación no tan balanceada, donde los principales causantes son las bebidas alcohólicas, los lácteos, las harinas, frituras o azúcares.

Y hay que tomar en cuenta que nuestras mascotas también pueden pasarnos sus parásitos, debido a esto es importante desparasitarlos cada mes.

El ajo

Cuando hablamos del ajo nos viene a la mente es una cocina o cocinar con él, sin embargo, funciona también como un ingrediente medicinal con muy buenos resultados.

Proviene de la familia de las liliáceas, nombre que abarca a todas las especies provenientes de plantas y árboles, perteneciendo al género allium, al igual que la cebolla, el puerro, las cebolletas y el cebollino.

Beneficios del ajo

  • Es considerado un antibiótico natural, puesto que evita el crecimiento de las bacterias.
  • Ayuda a controlar el colesterol, logrando la reducción de los niveles de colesterol y triglicéridos.
  • Mejora la circulación, mientras ayuda con el colesterol, evita que las paredes arteriales se adhieran y a su vez disminuye la probabilidad de una obstrucción.
  • Controla la presión arterial cuando esta se encuentre alta.
  • Disminuye el riesgo de cáncer en el colon, debido al cuidado de nuestros intestinos que el consumo de ajo genera al realizarse durante la semana.
  • Ayuda en la descongestión nasal, normalmente el ajo es utilizado como expectorante o con la desinflamación de los bronquios.
  • Debido a sus niveles antioxidantes, el ajo ayuda a la regeneración de tejidos y a mantener en buen estado nuestra piel.

Métodos de desparasitarnos con ajo

A lo largo del tiempo, a pesar de todas las maneras existentes, el ajo ha sido la manera de desparasitación natural que más se busca y aplica. Esto se debe a los beneficios obtenidos en el proceso o incluso en otros métodos de aplicación.

La manera más directa y sencilla, pero efectiva, de tomarse el ajo es uno entero y en ayunas. De igual manera si se desea buscar una manera más tolerable, encontraremos las capsulas que tiendas naturistas y están hechas con aceite de ajo.

Recetas que se pueden seguir para la desparasitación con ajo

Existe diversas recetas desparasitantes que tienen el ajo como uno de sus ingredientes fundamentales al ajo.

Miel con ajo

Una de las recetas más conocida es la miel de ajo, combinación muy efectiva, la cual se prepara de la siguiente manera:

  • Seis (6) dientes de ajo.
  • ½ taza de miel.

Procedimiento:

  1. Se debe picar el ajo de manera que quede en partes pequeñas o molerlos, luego colocarlos en un frasco con media taza de miel, luego dejarlo reposar durante tres (3) días.
  2. Al momento de ingerirlo, se debe consumir de dos (2) a tres (3) cucharadas al día.
  3. Un ingrediente extra que se puede utilizar en la miel de ajo es la pulpa de la calabaza, específicamente 100gr.
  4. En este caso se deberá colocar a hervir el agua con la calabaza, luego de que reduzca hasta la mitad, se apaga el fuego, seguido de esto se añade el ajo y se deja reposar, como paso final se le agrega la miel.
  5. Y se puede ingerir dos (2) cucharadas en la mañana.

Aceite oliva, romero con ajo

La miel de ajo no es el único remedio casero que puede ser útil, también se tiene el aceite de oliva y el romero que hacen buena combinación con el ajo y a su vez se tienen buenos resultados.

En este caso se deberá tener:

  • 500ml de aceite de oliva.
  • Una (1) ramita de romero.
  • Tres (3) dientes de ajo.

Procesos:

  1. Se deberá proseguir a colocar los ajos pelados en una botella o envase.
  2. Añadir el aceite y la rama de romero.
  3. Cerrar el envase durante una semana y así como se puede consumir por medio de la comida.
  4. También se puede ingerir dos cucharadas diarias.

Infusiones con ajo

Por otro lado, nos podemos ir por algo más sencillo como lo es una infusión de ajo, la cual se puede realizar colocando a hervir tres (3) dientes de ajo con dos (2) tazas de agua, luego se deja reposar hasta el día siguiente y está listo para ingerir, claro está de dos (2) a tres (3) cucharadas al día, en ayuno.

Del mismo modo, para conseguir un efecto mayor con la infusión, se le puede agregar una cucharada de vinagre.

Leche con ajo para desparasitar.

Se debe colocar una cabeza de ajo, picada, en leche sin hervir, se deja reposar durante cuatro (4) horas, después se cuela y posteriormente se debe consumir en ayuna durante diez (10) días.

Los parásitos llegan a generar infecciones que pueden afectar en gran medida nuestra salud, afecciones que incluso pueden llegar a la muerte, por ende es importante cuidar nuestra dieta alimenticia. Los alimentos son los encargados de ayudarnos a llevar una buena vida llena de salud y vitalidad.

La utilización de remedios naturales, como el ajo, son métodos muy efectivos que podemos utilizar para deshacernos de organismos tan complicados como lo son los parásitos, evitando así la debilitación u otros efectos que puedan generar a través de su forma de alimentación.